jueves, 15 de julio de 2010

La (SANGRE) Roja


La roja ha hecho historia. Clasificarse para una semifinal de un mundial y ganarla ante la gigantesca Alemania (lo de gigantesca lo digo por la altura de alguno de sus jugadores), es muy grande. Y más grande es jugar una final, y todavía más ganarla. De paso, no quiero dejar de expresar mi más sincera consideración y agradecimiento a la actitud de los jugadores germanos quienes en todo momento se mostraron limpios en el juego. Y es que para saber ganar también es necesario saber perder, y eso Alemania lo demostró con creces.El juego de España enamora. El toque del balón y el control de la situación hace que el otro equipo parezca menos bueno de lo que en realidad es. Y nadie puede negar, ni siquiera en la capital del reino, que la roja está directamente influenciada por el sello Barça. En la semifinal eran 7 los jugadores culés que salieron en el equipo inicial, y si a todo esto le añadimos a un entrenador que no se arruga como Del Bosque, y que es amante del buen fútbol, y buena prueba dio de ello cuando entrenó al Real Madrid, tenemos una selección que juega y juega muy bien. La clase y elegancia de Xavi y de Don Andrés, la rapidez de Pedro-Pedrito-Pedro, el Villa que maravilla y si la pilla te acribilla, la solvencia de los Xabi Alonso, Sergio Busquets, Ramos, Capdevila, el tiburón Puyol, el increíble Casillas…Esto no es blog de fútbol y yo no soy un especialista en esta materia (tan sólo un mero y humilde aficionado al que le gusta el buen fútbol), por tanto no es mi intención hacer un análisis del tremendo mundial que España está realizando. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de utilizar el buen momento de la selección como ilustración de lo que cada cristiano está llamado a ser.El cristiano que realmente lo es, sabe que la vida no es más que un torneo en el que compite contra sí mismo y contra “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12), para alcanzar aquello que, a diferencia, de cualquier selección, en este caso la de España y la de Holanda, ya tiene asegurado en Cristo: la vida eterna.¿Competición amañada? No, más bien competición ganada por el único que podía hacerlo. La primera selección humana formada por Adán y Eva, todo un equipazo, fracasaron cuando lo tenían todo de cara para haber vencido. Desde ese día hasta hoy, todos nacemos y vivimos influenciados por ese sello que crearon, el sello de la rebelión y el pecado. Afortunadamente, Cristo, el segundo Adán, baja al terreno de juego que es nuestro mundo, por cierto, nada que ver con el inicial llamado Edén: bien regado, húmedo, fresco, ideal y equiparable al césped que los buenos equipos quieren encontrarse para hacer un buen fútbol. Por el contrario, Jesús se encuentra en terreno hostil, sin césped prácticamente, polvoriento y con arbitraje de lo más casero y ruin que uno pueda imaginarse. Las condiciones físicas de Jesús tampoco eran las de Adán, pero a pesar de ello, fue capaz de obtener una victoria plena y total no solamente para él mismo, sino para toda la humanidad. Victoria que fue consumada en una cruda y humillante cruz donde fue capaz de derramar su sangre roja, es decir, su vida perfecta, para salvarnos del fracaso más absoluto que es el pecado (el mal juego) y la muerte eterna (perder la competición).La pregunta es: ¿quién influencia tu vida: el primer Adán o el segundo Adán?. Si te reconoces en la roja, la selección de España y de todos aquellos que aman el buen fútbol, ¿porqué no reconocernos en Cristo, aquel que pintó de rojo una cruz para que puedas identificarte plenamente con él (ver Romanos 5:6-11)? Jesús dijo que él había venido a darnos vida y vida en abundancia (ver Juan 10:10 ). El verdadero significado de la vida se alcanza plenamente cuando uno es capaz de conocer a Jesús y vivir una vida de comunión y amistad con él. Si permitimos que él sea nuestra mayor y más directa influencia, y escuchamos su voz, entonces jugaremos el juego de la vida como él lo jugó.
Definitivamente, ¡el rojo es mi color!

jueves, 8 de julio de 2010

La Influencia de Jonathan Edwards


Si usted tiene una familia, quiero alentarle a ponerla en primer lugar en su liderazgo.
No hay legado comparable con la influencia positiva que un líder ejerce sobre su familia.
Un ejemplo maravilloso de este tipo de influencia lo vemos en los primeros años de la historia de los Estados Unidos. Jonathan Edwards, famoso predicador del siglo dieciocho, y su esposa, Sara, dejaron un legado increíble basado en su influencia. Entre sus descendientes se cuentan:

- Trece presidentes de universidades
- Sesenta y cinco profesores universitarios
- Cien abogados, incluyendo el decano de una facultad de derecho
- Treinta jueces
- Sesenta y seis médicos, incluyendo el decano de una escuela de medicina
- Ochenta funcionarios públicos en cargos de influencia, entre ellos: tres senadores federales, tres alcaldes de ciudades importantes,
tres gobernadores, un vicepresidente de los Estados Unidos y un director del Tesoro de los Estados Unidos.



Si quiere impactar su comunidad, su país o su mundo, el punto de partida es su hogar.
No le de la espalda a su hogar por darle la cara a sus negocios, empresas o Iglesia. La familia seguirá contigo el resto de la vida, los demás son temporales.

Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Genésis 12:3
Y decidle así: Sea paz a ti, y paz a tu familia, y paz a todo cuanto tienes. 1 Samuel 25:6


Edgardo Muguerza Florián
Director de Educación, Escuela Sabática, Comunicación y Libertad Religiosa
Unión Peruana del Sur
Comandante Espinar 610
Miraflores, Lima Perú
Visite :
www.adventistas.org.pe

jueves, 1 de julio de 2010

¡Una nueva vida...!


Aún no puedo asimilarlo por completo. Confieso que aunque siempre esperé este momento, no sé qué es realmente lo que siento, es sin duda alguna un encuentro de emociones casi indescriptibles. Estoy emocionado, de eso no hay duda. Feliz, definitivamente que sí.
Hoy fui a la ciudad a realizar una diligencia nada inusual al trabajo que hace casi dos años vengo realizando junto a tu mamá. Ya el viernes pasado tu mamita se sentía mal por lo que fuimos al médico. Gracias a Dios fue simplemente un pequeño malestar. No obstante, para descartar cualquier incógnita de jóvenes esposos, fuimos a un centro obstétrico a realizaron un test de embarazo. Como había muchas actividades por hacer decidimos regresar temprano a casa en la motocicleta roja.
Hoy, lunes fui a ese lugar y pedí los resultados del test. Al ver el resultado, mi respiración se agitó, una gruesa saliva se abrió paso por medio de mi garganta. ¡POSITIVO! La enfermera sonrió al verme. Me dijo: “cuidado al manejar, felicitaciones”…
¡Oh Dios! ¡Seré papá…! ¿A dónde voy? Tu mamita no está a mi lado como siempre, la llamaré y le diré que venga pronto. Ella no vino pues está trabajando y ni se imagina lo que en su vientre bendito tiene, a ti, hijo mío. ¡Qué maravilla!
Un momento, ¿Qué dije? ¿HIJO? ¿Y si eres HIJA? Le pedí a Dios desde que lo conocí en la vida cristiana, que mi primogénito sea varón. Creo que eres varón, no sé pero algo me dice eso. Pero también en mi corazón hay un sentir pequeñito de que seas mujercita, no porque seas mujer, sino porque todos mis amistades saben mi deseo, y ya me imagino lo que me dirá, jajaja; y probablemente termine cantando una viejo bolero “yo sé que a todos los hombres les debe pasar lo mismo que cuando van a ser padres, quisieran tener un niño, luego les nace una niña, sufren una decepción…” No lo sé. No sé si seas hijo, o hija, lo único que sé es que eres el regalo de Dios para nuestro amor, el de tu mamita y el mío. Seas varón o mujer, únicamente sé que te amo, y te amo mucho. Dios nos bendijo, hemos trabajado duro, para preparar un lugar hermoso para ti, antes de pensar en concebirte. Espero que te guste. Eres mi inspiración adicional.
Sabes “regalo de Dios”, yo vengo de un hogar muy diferente al que tú vas a nacer. Mis padres fueron muy diferentes a tu mamita y a mí. Ellos no fueron cristianos, y actuaban sin conocer a Dios. En cambio tú, tienes a tus dos padres en los brazos de Cristo. Eso es lo que más me alegra de tu nacimiento.
No veo la hora en que le daré la noticia a tu mamita. En cualquier momento va a llegar. Te escribiré cuando le haya dado la noticia de su vida ¿si?
Hola “regalo de Dios”, ¿cómo estás eh? Estamos en pleno mundial 2010, tu mamita es hincha de Brasil, yo soy de Argentina, a tu mamita le encanta ver los partidos de fútbol en donde se juega fútbol importante, así dice ella, por ello no le gusta que yo vea los campeonatos de fútbol nacional. Pero igual, yo los veo, jajaja.
Ayer, Argentina Ganó a Bulgaria por 1-0 ¿y sabes quién metió gol? Gabriel Heinze, es un defensa muy bueno, y actualmente está jugando en el Real Madrid de España. Tú dirás porqué te cuento esto, pues bien, si tú eres un varoncito, te llamarás, Gabriel, ¿Qué tal? Además es el nombre del mensajero de la Biblia, el ángel Grabriel. Y si eres mujercita, te llamarás… mejor que te lo diga tu mamita. Ese nombre está en disputa porque yo quisiera que te llames como tu mamita, pero a ella no le gusta su nombre pues es para varón y para mujer. ¿Entiendes? Pues bien. Mejor esperamos a decidirnos mejor.
“Regalo de Dios”, le dije a tu mamita, y ella se emocionó, y lo primero que dijo fue: “vas a tener un hermanito”, mirando a Luna, nuestra pequeña perrita. ¡Qué gracioso no! Tu mamita es linda, es muy adorable, es muy tierna, la amo mucho. Bueno ambos estamos muy felices. Muy, muy felices. Vamos a ir a almorzar a un lugar donde a tu mamita le encanta. Es la primera vez que iremos a almorzar juntos. Hoy 14 de junio del 2010. Tu mami está muy feliz.
Hoy llamé a tus abuelitos, a mis padres. Ellos se emocionaron con la noticia. Tu abuelita se puso muy feliz, y tu abuelito también, me felicitó. Ellos no viven juntos actualmente, pero de seguro Dios los ayudará a solucionar su situación. Oramos para ello. Pero ambos, son muy buenos. Te van a querer, ya lo verás.
Ya en la casa, de regreso, y después de haber hablado hasta el cansancio con tu mamita respecto a ti. Te contamos que dormiremos juntos los tres, por primera vez, al menos desde que nos enteramos de ti. Oramos y agradecimos a Dios, por ti “Regalo de Dios”. Deseo que descanses muy bien. Estaré a tu lado, no temas, Dios nos ama, y yo estaré para cuidarte. Te espero, con todo mi amor.
Tu papá.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)