domingo, 13 de marzo de 2011

Estoy arrepentido...

Hoy me molesté mucho. No sabía qué hacer ni cómo reaccionar ante eso. Me sentí impotente por un momento porque no pude decirle lo que pensaba de él. De pronto, en lo más candente de la situación, una mirada me dijo todo lo que yo sabía, pero olvidé por completo.
El día ha terminado, y estoy a punto de acostarme y la verdad, siento tanta pena por lo ocurrido esta mañana. Me siento peor aún porque no arreglé el problema con la persona que herí y me hirió. Me pregunto si pensará igual que yo. Quiera decirle: “lo siento, en realidad tuve la culpa, perdóname”.
En la Biblia encuentro la historia de alguien que había lastimado a su mejor amigo. Pedro. El típico cristiano de hoy, autosuficiente, impulsivo y orgulloso. Había tenido una amistad muy estrecha con Jesús, justo antes de ser entregado Jesús le pidió orar por él (Mr 14:34,38), no obstante, en el momento más difícil Pedro lo negó tres veces de la manera más cruda y cobarde. Cuando el gallo cantó (Mr 14:72), Pedro se acordó de lo que el mismo Jesús le había profetizado “me negarás tres veces…” (Mr 14:30) y lloró amargamente (v. 72).
Me puedo imaginar la carga de conciencia que Pedro tenía durante los tres días en que Jesús estuvo en la tumba. Haber negado a mi mejor amigo. No era cuestión fácil. Esto es entendible si notamos lo que sucedió con Judas, quien entregó a Jesús por treinta piezas de plata. Cuando vio a Jesús preso y siendo ultrajado, él no soportó más y se ahorcó (Mt 27:5). Pedro, al contrario se arrepintió (que no es lo mismo que remordimiento) y alcanzó perdón de Dios.
Una mirada, es lo único que basta para que pueda darme cuenta de mi realidad. La mirada de amor de Cristo que no condenó a Pedro jamás. Jesús no le dijo: “yo te dije que me ibas a negar y lo hiciste, ahora sufre”, no. Cada vez que traiciono a un amigo tengo la oportunidad de pedirle perdón, decirle no lo hice porque fue mi intensión sino que fue el momento.
“Oh Padre, gracias porque me escuchas, porque no tengo dudas de ello. Hoy me molesté con un amigo al que aprecio a pesar de todo. Sin embargo no pude pedirle perdón. Concédeme la vida para que al amanecer le pueda decir que lo siento y que deseo que las cosas mejoren y orar con él. Dame fuerzas porque soy orgulloso, porque soy como Pedro, tosco, orgulloso, arrogante y más. Pero no deseo vivir así, te necesito para que le des sentido cristiano a mi vida. Gracias porque sé que me escuchas y me respondes porque haces tu voluntad. En el nombre de Jesús. Amén”.

 Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)