lunes, 26 de mayo de 2014

El matrimonio, ¿una novela o película de terror?


Hace dos semanas celebramos la semana de la familia: "Familias Imperfectas". Y la verdad fue una bendición. Y es que incluso solo el título era muy llamativo. "Pastor, creo que se han equivocado, debió decir: FAMILIAS PERFECTAS...", me dijo un líder de Grupo Pequeño. En realidad el título FAMILIAS IMPERFECTAS indica mucha verdad. No hay nadie perfecto, y si no hay nadie perfecto, tampoco hay esposos perfectos, y si no hay esposos perfectos, tampoco hay familias perfectas. Entonces, las familias son imperfectas, ¿o no?

Sin embargo, la sociedad actual a través de los medios de comunicación masiva con novelas y películas quieren mostrar realidades falsas o al menos con mucha falsedad y poca verdad. Por ejemplo, las mujeres embarazadas, que de por sí es una etapa especial en la mujer, es presentado en las novelas como una etapa sin menores problemas y complicaciones. La mujer embarazada no tiene nauseas y vómitos, tampoco tienen dolores y amenazas de aborto, nada de nada. Solo se muestra a una mujer embarazada siempre hermosa y radiante. ¿Otro ejemplo? Se conocen, se enamoran, y claro hay un malvado o una malvada que no quiere que sean felices, pasan por momentos difíciles pero finalmente se casan y fin. Cuando finaliza con las palabras: "EL FIN", el televidente o el espectador sobreentiende que esa pareja será feliz por siempre. ¿Será cierto eso? 

El matrimonio y las familias, en la vida real, no son como se muestran en las novelas y películas, no son como los cuentos de hadas, esas en las que "y vivieron felices por siempre" o "colorín colorado éste cuento se ha terminado". No, los matrimonios de verdad son complicados y para valientes. Por ello alguna vez ilustré a los matrimonios como las películas de terror. ¿Cómo son las películas de terror? Todo empieza bien, hasta que aparece en escena el moustro o el malo de la película, hay tensión, mucho miedo y terror... Sin embargo, los protagonistas se salvan y todo está en calma, la película va a terminar pero unos segundos antes, cuando todos están felices, y pensamos que así será.... el malo o el mounstro revive o no había muerto... tatán... eso indica que la película ¡continuará...! El matromonio o las familias no son como en las novelas o películas románticas de Hollywood, no lo son. Pero si queremos comparar a los matrimonios o a las familias con películas, creo que podrían compararlas con las películas de terror. Siempre habrá algún problema, aún después de que todo parecía arreglado.

Esto me lleva a recordar una experiencia de oro en el ministerio de Jesús. El maestro pudo empezar su ministerio resucitando muertos, sanando a leprosos o dando vista a ciegos. Sin embargo, la Biblia menciona que (Juan 2) Jesús hizo su primer milagro en una boda, en un matrimonio, en una familia. Leer esto me emociona mucho porque me muestra que las familias, el matrimonio para Jesús tiene una importancia muy grande. Jesús hizo su primer milagro en un matrimonio. Donde faltó vino (sin fermentar), donde faltó felicidad, alegría y prosperidad (significados del vino) Jesús intervino con un milagro extraordinario. Un milagro grandioso y maravilloso. Así como ese matrimonio, son los matrimonios de la vida real. Felices, pero con dificultados en algún momento, momentos complicados donde hay escacés, donde falta amor, comprensión, donde sienten que el amor se ha acabado, que la paciencia es muy difícil de conservar... Y es allí donde Jesús intervieve o quiere intervenir. ¿Cuál es el secreto para vivir un milagro maravilloso de Jesús en nuestras familias? (1) invitar a Jesús a nuestro matrimonio, y (2) hacer todo lo que él diga. Simple y sencillo. Que Jesús sea el invitado a nuestro hogarm nuestra familia... y que hagamos lo que Él nos dice en su Palabra.

Es cierto, los matrimonios son imperfectos. No son como novelas y quizás sean como películas de terror. No obstante, no importa qué tipo de familias sean, ni los problemas que atraviesen, hay dos cosas que podemos y debemos hacer para vivir un milagro de amor por acción de Jesús, TENER A JESÚS EN NUESTRAS FAMILIAS y OBEDECERLE. No tenerlo como un amuleto, una figura para que nos "de suerte". No, sino para amarle y obedecerle.

¿Estás dispuesto a invitar a Jesús a tu hogar y obedecer lo que te dice en su Palabra?

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

lunes, 19 de mayo de 2014

Ahora entiendo...


El congresista de la república del Perú, Carlos Bruce, conocido como "Techito Bruce", se ha convertido en tendencia en éstos últimos días tras su confesión a través de un diario peruano: "Sí, soy gay y estoy orgulloso de serlo". Su confesión sin duda causó un sin fin de reacciones de apoyo y de rechazo como era de esperarse. Como es sabido, Carlos Bruce es el principal promotor de la ley que está en debate: "La Unión Civil de homosexuales", y uno de los argumentos que destacan los defensores de ésta ley a través de los medios de comunicación masiva es que la ley en el "tapete" es una ley que protege el derecho de la persona, de los homosexuales. Según los defensores del movimiento pro Unión Civil, los homosexuales tienen derecho de ser feliz, y que en la actualidad están desprotegidos por no poder asegurar sus relaciones como lo hacen al momento de casarse en el caso de las parejas heterosexuales.

Ayer, domingo 18 de mayo, Carlos Bruce en una entrevista en Cuarto Poder, ante la pregunta de Sol Carreño: "¿por qué le dijo recién a sus hijos sobre su orientación sexual". Él respondió: "No quería causarle un trauma más a parte del divorcio". Sus hijos ahora tienen más de 20 años y según Carlos Bruce, sus hijos ahora entienden mejor y son maduros.

Saben, es preocupante saber que por radio, televisión e internet, son pocos los que argumentan en contra de la unión civil así como en la adopción de niños por parejas homosexuales, y al contrario, son muchos los que con base supuestamente "científica" declaran las bondades de vivir en relaciones homosexuales. Políticos, artistas y gente de a pie, especialmente jóvenes universitarios arremeten contra todo aquél que muestra su rechazo o simplemente no apoya la ley en pro de los homosexuales. 

El 2012, Cindy Mejía, Miss Perú, declaró: "No creo que tenga un hijo gay porque lo entregaré a Dios" y fue critcada duramente por no pocos. La calificaron como retrógada, homofóbica, intolerante y hasta ignorante. Y es que todo aquél que muestra su rechazo a ésta medida o movimiento simplemente será cafilicado de ese modo. También es conocido que uno de los más polémicos comentaristas peruanos, Phillip Butters, rechaza cualquier manifestación gay y muestra pública de personas homosexuales, como la de dos jóvenes besándose en la calle frente a niños. O a los programas de televisión donde homosexuales se visten de mujer y hacen "divertir" supuestamente a niños. Butters es fuertemente critiacado y calificado como un machista, y poco inteligente. Es decir, si no apoyo al movimiento en pro de la Unión Civil de homosexuales, soy un machista, retrógrada y cucufato como ya lo dijera Carlos Meléndez de Perú 21.

¿Pero qué es lo que motiva a este escritor aprendiz a plasmar éstas líneas confusas? Bien, en primer lugar, que Carlos Bruce haya esperado que sus hijos cumplan la mayoría de edad para confesarles que era gay, muestra que incluso para él, un dato así causa un trauma en los niños. Lo que resulta sorprendente es que él mismo en repetidas oportunidades dijo que los niños no pueden ser afectados con una medida así. Que ver a dos personas del mismo sexo besándose en la calle es una muestra de amor y que el niño solo ve eso, amor. En segundo lugar, que con el pasar el tiempo, muchos hombres y mujeres que no están de acuerdo con ésta propuesta simplemente callan, no hablan, no se expresan, ¿y saben por qué? por temor, por miedo a ser rechazados o criticados. ¿Y la Biblia? Acaso no es claro cuando habla del homosexualismo. ¿Acaso la Biblia deja dudas en cuanto a las personas que quieren hacer lo antinatural? El enemigo está trabajando incansablemente en esto.

Hace algunos días visité a un familiar no cristiano. Tiene dos hijas y un hijo. Mis hijos, que son dos dos, un varón y una mujercita, comenzaron a jugar con ellos. Mi hijo varón, que tiene dos años, en un momento comenzó a jugar con una muñecas, incomodando a su hermanita. Entonces yo, al ver eso, fui y le dije: "hijo, deja jugar a tu hermanita, tú juega con éstos carros con tu primo". La hija mayor de mi familiar, me dijo: "Tío, no le enseñes a ser machista a tu hijo. Los varones también pueden y deben jugar con muñecas". Me quedé sorprendido. Mi sobrina tiene 14 años. Y después de hacerle algunas preguntas me decía que su profesor les habpia enseñado que todos somos iguales y que no está mal jugar con muñecas y varias cosas más. Puede que alguno de mis lectores esté a favor del profesor de mi sobrina, pero sí que la sociedad actual está haciendo todo lo que está a su alcance para enseñar lo malo como bueno y lo bueno como malo. Ya la Biblia dijo eso. En este mundo de confusión moral y religiosa, a veces el justo llega a ser acusado de injusticia, y en muchos casos es el mismo “impío [quien] asedia al justo” (Hab.1:4). Isaías no podía describir mejor a los que a causa de su condición pecaminosa  confunden la verdad con el error: “a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo” (Is. 5:20), y tristemente otros, que aborrecen lo bueno y aman lo malo (Miq. 3:2; cf. vs.9).

Oremos para ser buenos padres, para educar a nuestros hijos en el temor a Jehová, a vivir como Dios quiere. Dios ama a todos, pero desaprueba conductas y comportamientos pecaminosos y rebeldes.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

jueves, 8 de mayo de 2014

¿Cómo vencer la tentación?


Una de las preguntas más embarazosas y difíciles que me hayan hecho, es sin duda: "pastor, ¿usted también tiene tentaciones sexuales?". Creo que todos saben la respuesta. Sí. No obstante, que seas el pastor de los jóvenes, y que la pregunta te la haga un adolescente en un auditorio de más de cien personas, eso sí que no es común. Las tentaciones sexuales, así como muchas otras tentaciones, son eso justamente, tentaciones. No hay porqué alarmarse solamente porque es una tentación sexual. El problema es que para nuestras sociedad las tentaciones y pecados tienen categorías o niveles. Por ejemplo, no es igual matar que mentir. O no comparamos robar que adulterar. Aunque son pecados o infracciones de los diez mandamientos, sencillamente no son uno es más "escandaloso" que otro. Y es que la sociedad se ha inventado ciertas frases que "supuestamente" dicen la Biblia porque tiene que ver con Dios. ¿Ejemplos? "Dios perdona el pecado, pero no el escándalo", "Ladrón que roba a ladrón, tiene 100 años de perdón", etc. Ninguno de los dos dichos son ciertos ni son bíblicos. En fin, no es ese el afán de ésta reflexión, no obstante, es importante dejar en claro que todas las tentaciones, así como los pecados, son iguales. La diferencia está en las consecuencias de cada una de ellas. Así de sencillo.

¿Qué es un pecado? y ¿Qué es una tentación? Pues bien, pecado es infracción de la ley de Dios, esa es la mejor y más clara definición de la ley (1 Jn. 2:4).  Y ¿qué es tentación? Una tentación es una prueba que Dios permite para desarrollar nuestra fe (1 Cor. 10:13). Ojo, Dios permite, no es el que tienta, sino que permite. Es importante, la diferenciación entre pecado y tentación. Pecado es el consentimiento de la tentación, y la tentación es la oportunidad para salir victorioso, es como el entrenamiento de los deportistas para lograr la victoria (2 Tim. 4:7). Entonces, la tentación no es pecado.

¿Por qué escribo éstas líneas? Bien, hace algunos días un joven de mi iglesia me dijo: "pastor, cómo podemos ser fieles en un mundo que nos invita a ser todo lo contrario. Salgo a la iglesia, y subo a un bus y en ese bus escuchamos música no cristiana que nos invitan a mover el esqueleto, bajo del bus y me dirijo a la iglesia y en la entrada de la calle un afiche de mujeres semidesnudas ofreciendo beber cerveza, salgo de la iglesia y en la noche prendo la televisión y todos los programas de la TV son sexuales, son corruptos... así no se puede ser fiel, estamos destinados a pecar....". En realidad así como me describió su rutina, sí que tiene razón, todo, internet, radio, TV, colegios, etc., todo motiva a salirse del camino correcto y "caer en pecado". Entonces me pregunto si Jesús también pasó por lo que pasamos. La Biblia dice: "Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros , pero sin pecado" (Heb. 4:15). La Biblia no dice en qué cosas fue tentado, pero sí que fue tentado en todo, pero SIN PECADO. ¡Jesús es nuestro mayor y mejor ejemplo! Si él pudo vencer las tentaciones con la ayuda de su padre, entonces nosotros también.

Ahora, en la Biblia encontramos cómo fue tentado Jesús, quién le tentó y cómo salió victorioso (Mt. 4:1-11). ¿Lo vemos?
En primer lugar es el enemigo de Dios, Satanás, quien nos tienta. Eso debes entenderlo. Dios no tienta, Dios permite que Satanás te tienta para que tu fe se desarrolle.
En segundo lugar debes entender que siempre que tu vida sea dirigido "por el Espíritu Santo",  aunque sea el desierto, será un lugar de victorias.
En tercer lugar, hay lago que debes saber, Satanás te tienta con lo que sabe que te puede afectar o hacerte caer en error. No te tentará con aquello que sabe no es tu debilidad.
En cuarto lugar, Jesús venció la tentación porque siempre estaba listo para presentar defenza con la PALABRA, "escrito Está".
En quinto lugar, Jesús venció la tentación porque sabía decir NO. Eso debemos aprender. No debemos sar excusas ni explicaciones, no argumentos contra el pecado. Simplemente decir ¡NO!
En sexto lugar, debes saber que Jesús venció la tentación porque sabía que no hay tentación imposible de vencer. Así dice la Biblia. Todos las tentaciones son posibles de ser vencidos. Algunos dicen, "pastor, usted no sabe mis tentaciones, son muy duras, son muy difíciles...". No, la Biblia dice que no hay tentación imposible de vencer.
Finalmente, no te sientas tristes si eres tentado, alégrate. Dios está permitiendo que tu fe se desarrolle. Si vences hoy, vencerás mañana, y si vences mañana, pasado... pero si por cosas de la vida caes hoy, y amaneces mañana, alégrate, Dios te da una nueva oportunidad.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví


martes, 6 de mayo de 2014

¡Te amo, pero no te soporto! ¿Y Corintios 13:7?


Tomás Angulo, psicólogo y terapeuta, famoso por opinar de vez en cuando acerca del comportamiento de la farándula peruana, en su libro, ¡Te amo, pero no te soporto! Una oportunidad para amar, desarrolla una de las preguntas más interesantes, en mi opinión, sobre el matrimonio: "¿Por qué nos resignamos a mantener relaciones aburridas, que nos generan tanto sufrimiento?", él mismo responde, "¡tú mismo lo permites, tú lo aceptas!". Y es que aunque no todos estén de acuerdo con  la respuesta, la verdad es que cada uno elige lo que tiene. No es la voluntad de Dios como a veces se escucha decir: "Será la voluntad de Dios que sufra...". No. Dios no quiere nuestra infelicidad. Dios nos quiere felices. Y para ser feliz debemos ser valientes. Sí, valientes. Valientes en asumir nuestros errores y ser capaces de trabajar duro y parejo para el amor madure, y sea solido y saludable. Así de sencillo. La felicidades es un regalo de Dios, Dios nos puede dar la verdadera felicidad, pero no debemos esperar a que ella venga como por "arte y magia". La felicidad cuesta, la felicidad es el producto de trabajo y dedicación.

A todo esto, ¿qué es lo que me motiva a escribir estas líneas? Estamos en semana de la familia en todas las iglesias adventistas de sudamérica. Anoche dictamos el seminario sobre: "Factor de prioridades", donde concluímos que Dios debe y tiene que ser el primer lugar en nuestras vidas y por supuesto, en nuestra familia. Y es que es así, solo si Dios es el centro y lo primero en nuestro hogar, podemos estar seguros de que la felicidad será verdadera. Finalizando la reunión, se acercó una pareja de esposos para pedirme que pueda hacer una oración por ellos. Les pregunté si había un motivo específico, él dijo que sí: "Ore por nuestra relación como esposos, porque sencillamente estamos a punto de divorciarnos, pero hoy vinimos por insistencia de mi hijita que iba a cantar, y escuchamos el tema y realmente creemos que todo esto que nos pasa, nos ocurre porque Dios no es el primer lugar en mi vida y por lo tanto, mi familia no es ni el segundo y ni tercer lugar, sino el último lugar...". Cuando Dios no es el primer lugar en nuestras vidas, no le daremos el valor correspondiente a lo que es después de Dios: la familia.

¿Cuál debe ser el orden de prioridades en la vida? (1) Dios, (2) Familia, (3) Iglesia y (4) Trabajo. Cuando Dios es el primer lugar en nuestras vidas, la Biblia, es decir, Su Palabra nos mostrará qué lugar ocupa la familia, el esposo o esposa, los hijos... ¿Ya te diste cuenta cuán importante es que considerar a Dios como el primer lugar en nuestras vidas?

¿¡Te amo, pero no te soporto!? No. El verdadero amor dice la Biblia, "Todo lo soporta" (1 Cor.13:7). No podemos amar a alguien y no soportarlo. Si no puedes soportar a tu esposo o esposa entiende que ella no es problema, eres tú. Tú debes ser tolerante, debes tener paciencia. Es cierto, no es fácil. Hay cosas que pueden lastimarte, pero en eso justamente consiste el amor, en aceptar a la persona con sus errores y virtudes. ¿No fue eso lo que dijiste y prometiste en el altar? ¿Recuerdas? En las buenas y en las malas. En las buenas y en las malas... Aveces solo recordamos al amor en tiempos de bonanza, en tiempos buenos... ¿y en los malos? Es allí donde más amor necesitamos, es en tiempos más duros cuando el amor se hace más necesario.

¿Por qué nos resignamos a mantener relaciones aburridas y dolorosas? Porque no estamos dispuestos a luchar a trabajar día a día, de sol a sol para que las cosas sean diferentes. Alguno puede decir, "Ah, pastor, ya lo hemos intentamos mil veces y no funciona... ella o él no pone de su parte". No digas eso, lucha y esfuérzate por ser mejor esposo o esposa, lucha por hacerla feliz. No busques que ella te haga feliz, busca en hacerla o hacerle feliz. Cada día ora: "Señor, ayúdame a hacerla feliz con cada palabra mía, cada acto, cada pensamiento...". No te resignes a perderlo todo. El amor es una decisión no es un sentimiento apenas.

Quiero finalizar mencionando que en la vida existen tres tipos de personas, (1) los que ven que las cosas suceden, (2) lo que preguntan porqué suceden las cosas, y finalmente, (3) los que hacen que las cosas sucedan. Y especialmente nosotros los varones,  como sacerdotes y líderes de nuestros hogares, debemos ser hombres que hagan que sucedan las cosas. A eso le llamamos, inciativa, dar el primer paso... no debemos conformarnos con ver a nuestro matrimonio destruirse a pedazos por los problemas, tampoco solo hablar y perguntar, eso es bueno, pero lo suficiente. Necesitamos hablar pero hacer y como laguien dijo: es mejor decir, "bien hecho a decir bien dicho".

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví
 

domingo, 4 de mayo de 2014

Cucufato y retrógada por seguir la Biblia


Hace algunos sábados en la ciudad de Lima, cientos de personas entre actores, políticos y gente a de a pie, participaron de una multitudinaria marcha en pro de la aprobación de la ley que permita la unión civil entre personas del mismo sexo con el título: #UniónCivilYa. Ese mismo día, nosotros, los adventistas del séptimo día, desarrollábamos el programa #AmigosdeEsperanza e iniciábamos así la #SemanaSanta en Grupos Pequeños y templos. Acababa de predicar en uno de los turnos cuando un joven  se me acercó para preguntarme mi opinión acerca de la unión civil. Me quedé sorprendido por la pregunta, y solo atiné a decirle: No estoy de acuerdo. Y fue la siguiente conversación a la que llevó dicha respuesta:

Joven:  
Pastor, ¿Dios ama a los homosexuales?
Yo: 
Claro que sí. Dios ama a toda la humanidad.
Joven: 
Y si Dios ama a los homosuexuales y ellos son tan humanos como usted y como yo, ¿querrá Dios que sean ellos felices?
Yo: 
Dios quiere que sean felices. El plan de Dios desde el principio fue que su creación sea feliz.
Joven: 
Pastor #UniónCivilYa prentende justamente eso, que todos seamos felices. No es un favor el que pedimos, es sencillamente nuestro derecho a ser felices. A cumplir el plan de Dios de que su creación sea feliz. Creo que los tiempos han cambiado pastor, la discrimininación y el abuso a la minoría son características de una sociedad del pasado, del Antiguo Testamento, de los extremistas y legalistas. Dios condenó siempre eso, Dios no está a favor de que se le niegue la felicidad a ninguna persona. Y si la felicidad es algo sublime y hermoso, debemos entender que la felicidad no debe tener límites.

Confieso que sabía a dónde quería llegar con su primera pregunta de que si Dios ama o no a los homosexuales. No obstante seguí el hilo del diálogo que él estaba tejiendo para saber hasta dónde era capaz de llegar uno de los líderes de jóvenes más influyentes en una de mis iglesias. 

Ingresé a un tema no sencillo, pero ya lo hice así que avancemos. Bueno, quisiera reflexionar y destacar dos lecciones de este diálogo inusual. 
En primer lugar, no pensé que dentro de la iglesia y entre los más influyentes haya jóvenes como el que me planteó el diálogo. ¿No tiene Biblia acaso? - Pensaba mientras me explicaba sus puntos de vista. ¿No lee su Biblia? - Trataba de hilar fino en mi mente y hasta cierto punto chasqueado a más. No puede ser que un joven, adventista de tercera generación tenga esas conceptos errados de felicidad. Pero, ¿qué estoy haciendo como pastor por los jóvenes que tienen ideas postmodernas y seculares? Bueno, les enseño del amor de Dios, de evangelizar al mundo con pasión... ¡Cierto! Necesito ser un pastor que pastoree jóvenes, ¿dónde aprendió esas nuevas enseñanzas aquél joven? En la TV, en la Radio, en las redes sociales, en el colegio o universidad. Y yo en mi iglesia solo le doy lo que creo que necesita: ORA, LEE TU BIBLIA y PREDICA. Claro que éstas tres actividades constituyen en mejor armamento para la guerra espiritual, pero considero que me falta llegar a los jóvenes para responder sus inquietudes con paciencia y maneras adecuadas (métodos quizás o formas didácticas... no lo sé).

En segundo lugar, quiero destacar la fuerte influencia de los medios de comunicación respecto al movimiento que busca "igualdad" de sexos y el cargamontón que se le hace a todo aquél que no está de acuerdo con el movimiento #UniónCivilYa. En una de las avenidad principales de Lima, un cartel enorme mostraba el versículo más "odiado" de los defensores del movimiento gay: "No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación." (Lev. 18:22)." Éste panel fue abucheado y criticado fuertemente por distintas personas, calificándolo como una declaración agresiva, terrorista y hasta discriminadora. Uno de los presentadores de televisión dijo, en un noticiero matutino, respecto al panel publicitario de la iglesia Movimiento Misionero Mundial: "Es realmente una falta de respeto y una taradez". Así mismo, uno de los columnistas más destacados de Perú 21, Carlos Meléndez, mencionó en su columna titulada "Fuera del clóset": "Aunque menos concurrida, la ‘Marcha por la Igualdad’ pilló a la Lima cucufata y retrógrada. Ha sido la mayor movilización contra el conservadurismo predominante en mucho tiempo. Sobre todo porque los sectores ‘pro-igualdad’ en el Perú no cuentan con organización ni redes para facilitar una demostración callejera; tampoco se apoyan en instituciones socialmente arraigadas (iglesias Católica y Evangélica).". CUCUFATA y RETRÓGADA, ¿No pudo hallar mejores palabras para referirse a los que simplemente siguen los principios de la Biblia?. Es importante destacar que en una siguiente columna titulada, "Derecho al beso" asevera: " “cada vez somos más peruanos del lado de la justicia y de la igualdad”, refiriéndose al incremento del 31 al 33% de peruanos que aceptan la unión civil en el Perú de octubre a la actualidad. ¿Qué es justicia y qué es igualdad para Carlos Meléndez? Él mismo lo dice al mencionar que el 77% de peruanos que no apoya al movimineto: "mientras el 77% se sienta incómodo ante dos homosexuales besándose, no hay motivo de optimismo.". Entonces para Carlos, la justicia es sentirse cómodos y felices de besar a dos personas del mismo sexo en las calles. Y es que eso es felicidad y es justicia en su mente. Cucufatos y retrógadas son todos los que se incomodan al ver a dos personas del mismo sexo besándose en las calles, pero no solo cucufatos y retrógadas, sino injustos y del lado de la desigualdad.
En este mundo de confusión moral y religiosa, a veces el justo llega a ser acusado de injusticia, y en muchos casos es el mismo “impío [quien] asedia al justo” (Hab.1:4). Isaías no podía describir mejor a los que a causa de su condición pecaminosa  confunden la verdad con el error: “a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo” (Is. 5:20), y tristemente otros, que aborrecen lo bueno y aman lo malo (Miq. 3:2; cf. vs.9).

La Biblia dice claramente respecto a la homosexualidad

1. En la Biblia, el se les llama sodomitas a los homsexuales
“Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo…Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos (de una manera sexual). Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, y dijo: Os ruego hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced con ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado. Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta” (Génesis 18:20; 19:4-9).
A veces se nos dice que el pecado de los sodomitas no era la homosexualidad, sino la violación homosexual. Los que justifican la homosexualidad tratan de argumentar que no está mal que un hombre tenga sexo con otro hombre, pero que está mal si un hombre fuerza a otro hombre que no consiente en ello. ¿Permite Dios la homosexualidad consensuada? (Consensuada significa por mutuo consentimiento). ¿Es lícito y permisible que un hombre tenga sexo con otro hombre? Considera el siguiente punto:

2. La rotunda prohibición y castigo contra la homosexualidad
"No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación." (Lev. 18:22). ¿Hay lugar a dudas? “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre” (Levítico 20:13), éste verso es más fuerte aún. “No haya ramera entre las hijas de Israel, no haya sodomita de entre los hijos de Israel. No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Jehová tu Dios por ningún voto, porque abominación es a Jehová tu Dios tanto lo uno como lo otro” (Deuteronomio 23:17-18).

3. La homosexualidad es resultado de rechazar a Dios
“Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío” (Romanos 1:24-27).

4. La homosexualidad es contraria a la sana doctrina
“Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina” (1 Timoteo 1:9-10).

5. Los homosexuales no entrarán al reino de Dios
“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:9-11).
¿Ama Dios a los homosexuales?
Claro que sí. Dios ama a todos y nosotros debemos hacer lo mismo. Si alguno de nosotros no ama a su prójimo no puede llamarse hijo de Dios. Pero ello no quiere decir que debemos estar de acuerdo con lo que hacen. Dios ama al pecador, pero aborrece el pecado. Ya lo vimos en la Biblia. No hay vueltas que dar. Hay esperanza para los homosexuales, ellos pueden ser salvos si se arrepienten de sus caminos y deciden en Cristo vivir como Dios quiere, como cualquier otro pecador. No utilicemos el nombre de Dios para decir lo que él jamás dijo. Dios lo dijo muy claro y al punto. No acepta la homosexualidad. Y aquellos cristianos que están a favor de la homosexulidad que lo estén, pero que estudien su Biblia como debe ser. 

Por

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)