lunes, 6 de abril de 2015

Eres importante, no indispensable


Eres importante, no indispensable. Ya lo dijo Jesús: "Si estos callaran, las piedras hablarán" (Lc.19:40). Creo fielmente que Dios no llama a alguien porque es mejor que lo demás. Tampoco creo que Dios llama a personas sin ninguna cualidad positiva para su obra. La pregunta simple que nos toca responder entonces es: ¿Por qué llama Dios a alguien para su obra? En mi opinión es porque Dios no toma en cuenta lo que somos sino lo que podemos llegar a ser si tan solo nos ponemos en sus manos. Y a eso le llamo, disposición de servicio y humildad ante Dios para dejarse moldear o guiar.

Alguna vez me dijeron algo que me dejó pensando un buen tiempo, y aunque muchas veces creo que lo he asimilado, finalmente voy descubriendo que no es así. Me dijeron: "Heyssen, si haces éstas cosas lindas en tu ministerio, ¡imagínate lo que Dios podría hacer si tan solo te dejaras guiar por Él!". Hasta ahora no fui capaz de preguntarle la razón del porqué me dijo eso. Tal vez no le pregunté porque en realidad yo tenía miedo de la respuesta. Claro está que lo que me dijo insinuó algo no muy grato.

Dios no necesita del ser humano para su obra. No es Dios quien nos necesita, sino todo lo contrario. Somos nosotros los que necesitamos de Dios y de su obra, necesitamos estar involucrados en su obra para poder crecer. Esto es algo que muchas veces no es entendido por el ser humano, lo que genera que al momento de ver el éxito nos cegamos y creemos que efectivamente somos importantísimos.

En cierta oportunidad un líder se despedía de la iglesia mientras decía: "No quisiera irme. Los planes de Dios son así. Hice todo lo que pude y estuvo a mi alcance para que la iglesia marche bien y ustedes sean felices. No obstante, creo que ahora las cosas van a ser complicadas. Tengo pena porque si conmigo ustedes eran muy lentos y pesados... no imagino un buen futuro ahora que me voy. Solo me queda orar por ustedes". En realidad aquél líder no había dicho falsedades. Todos sabían de lo importante que fue su trabajo, su empeño y ganas de trabajar siempre. Era cierto que las cosas no sería fáciles. Lo extrañaríamos. Años después, Dios nos mostró que la partida de aquél líder fue lo mejor para la iglesia. Cuando la iglesia se vio sin líder, sin "papá", los hijos se pusieron la camiseta, se organizaron, se levantaron líderes que jamás habían liderado... esos líderes que siempre estaban sentados porque había siempre alguien de pie. Dios levantó líderes donde había solo uno.

Somos importantes en la obra de Dios, pero no somos necesarios. Con o sin ti Dios hará sus propósitos. No hay duda de ello. Siempre debemos recordar eso, no eres tú, es Dios. No somos nosotros los que dirigimos la iglesia, es Dios a través y a pesar de nosotros. Nuestros talentos y habilidades valen, Dios lo usa o los puede usar... pero lo que más anhela es un corazón dispuesto a ser moldeado por Él.

Dios te bendiga!

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (33) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (19) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (7) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)