viernes, 18 de junio de 2010

¿QUÉ LECCIÓN HE APRENDIDO HOY?


¿Qué lección he aprendido hoy? Varias, no hay duda de ello. Sin embargo pareciera que me cuesta identificarlas. Voy a empezar a escribir y tratar de anotar todo lo que el día a día de la vida me enseña, y sin duda alguna, esas cosas me ayudarán a vivir un día a la vez, o mejor dicho vivir como si fuera el último día de mi vida.
Hoy tuve tantas ganas de abrazar a un amigo que hace tiempo no abrazaba. Quise pedirle perdón porque lo he ofendido hace algunos días. ¿Porqué me cuesta pedir perdón? Me pregunto si eso es normal y le pasa a todos. No lo sé. Lo que sí sé es que me cuesta dar el primer paso.
A mi mente viene un texto bíblico “… mi pueblo no tiene conocimiento” (Is 1:3). El pueblo de Judá estaba pasando por momentos cruciales ante los ojos de Dios. Por un lado vivían una vida religiosa formal y de apariencias y por otro lado se habían vuelto contra Dios, porque su condición pecaminosa.
Isaías con vehemencia y fuerte voz, exclama las palabras de Jehová diciendo entre otras cosas “… mi pueblo no tiene entendimiento”. La palabra entendimiento viene de una palabra hebrea
[1] hitebbonan que significa “discernimiento”. Y generalmente se usa con una preposición bayin “entre”, en el contexto sería “no sabe discernir entre el bien y el mal”, como el árbol prohibido del Edén.
Esto se entiende porque el pueblo de Judá no demostraba ignorancia de las sagradas Escrituras, ya que el verso 11 muestra que ellos cumplían con lo que la Escritura les decía que hagan con respecto a ritos y leyes.
En otras palabras, el pueblo sabía en teoría, sí tenía conocimiento, pero no tenía discernimiento para distinguir lo bueno de lo malo. Y es que hay tanta gente que sabe lo que tiene que hacer pero no puede discernir lo bueno de lo malo, porque sus ojos están enceguecidos, su vida está con “herida, hinchazón y podrida llaga…” (Is 1:6).
“…Oh Padre, sé quien soy, sé que no soy un hombre como para hablar de “discernimiento”, soy el menos indicado, pero no he hablado yo, ha hablado tu palabra a mi vida. Me falta aprender a discriminar lo bueno de lo malo, lo profano de lo santo. No deseo ser más un profano, un pecador a voluntad propia, un hombre insensible al Espíritu Santo. Deseo ser el hombre que Tú quieres que sea. Yo quiero ser tu hijo fiel. Quiero vivir como si fuera este el último día de mi vida, y lo deseo hacer a tu lado.
Gracias porque me das el privilegio de hablarte, porque eres lo que mi vida necesita para ser feliz. Te agradezco y espero en el nombre de Jesús.
Amén.”


[1]Louis Goldberg, “!yb”Dicionario Internacional de teologia do Antiguo Testamento, eds. R. Laird, Gleason Archer y Bruce K. Waltke (San Pablo: Vida Nova, 1998),173

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)