jueves, 15 de julio de 2010

La (SANGRE) Roja


La roja ha hecho historia. Clasificarse para una semifinal de un mundial y ganarla ante la gigantesca Alemania (lo de gigantesca lo digo por la altura de alguno de sus jugadores), es muy grande. Y más grande es jugar una final, y todavía más ganarla. De paso, no quiero dejar de expresar mi más sincera consideración y agradecimiento a la actitud de los jugadores germanos quienes en todo momento se mostraron limpios en el juego. Y es que para saber ganar también es necesario saber perder, y eso Alemania lo demostró con creces.El juego de España enamora. El toque del balón y el control de la situación hace que el otro equipo parezca menos bueno de lo que en realidad es. Y nadie puede negar, ni siquiera en la capital del reino, que la roja está directamente influenciada por el sello Barça. En la semifinal eran 7 los jugadores culés que salieron en el equipo inicial, y si a todo esto le añadimos a un entrenador que no se arruga como Del Bosque, y que es amante del buen fútbol, y buena prueba dio de ello cuando entrenó al Real Madrid, tenemos una selección que juega y juega muy bien. La clase y elegancia de Xavi y de Don Andrés, la rapidez de Pedro-Pedrito-Pedro, el Villa que maravilla y si la pilla te acribilla, la solvencia de los Xabi Alonso, Sergio Busquets, Ramos, Capdevila, el tiburón Puyol, el increíble Casillas…Esto no es blog de fútbol y yo no soy un especialista en esta materia (tan sólo un mero y humilde aficionado al que le gusta el buen fútbol), por tanto no es mi intención hacer un análisis del tremendo mundial que España está realizando. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de utilizar el buen momento de la selección como ilustración de lo que cada cristiano está llamado a ser.El cristiano que realmente lo es, sabe que la vida no es más que un torneo en el que compite contra sí mismo y contra “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12), para alcanzar aquello que, a diferencia, de cualquier selección, en este caso la de España y la de Holanda, ya tiene asegurado en Cristo: la vida eterna.¿Competición amañada? No, más bien competición ganada por el único que podía hacerlo. La primera selección humana formada por Adán y Eva, todo un equipazo, fracasaron cuando lo tenían todo de cara para haber vencido. Desde ese día hasta hoy, todos nacemos y vivimos influenciados por ese sello que crearon, el sello de la rebelión y el pecado. Afortunadamente, Cristo, el segundo Adán, baja al terreno de juego que es nuestro mundo, por cierto, nada que ver con el inicial llamado Edén: bien regado, húmedo, fresco, ideal y equiparable al césped que los buenos equipos quieren encontrarse para hacer un buen fútbol. Por el contrario, Jesús se encuentra en terreno hostil, sin césped prácticamente, polvoriento y con arbitraje de lo más casero y ruin que uno pueda imaginarse. Las condiciones físicas de Jesús tampoco eran las de Adán, pero a pesar de ello, fue capaz de obtener una victoria plena y total no solamente para él mismo, sino para toda la humanidad. Victoria que fue consumada en una cruda y humillante cruz donde fue capaz de derramar su sangre roja, es decir, su vida perfecta, para salvarnos del fracaso más absoluto que es el pecado (el mal juego) y la muerte eterna (perder la competición).La pregunta es: ¿quién influencia tu vida: el primer Adán o el segundo Adán?. Si te reconoces en la roja, la selección de España y de todos aquellos que aman el buen fútbol, ¿porqué no reconocernos en Cristo, aquel que pintó de rojo una cruz para que puedas identificarte plenamente con él (ver Romanos 5:6-11)? Jesús dijo que él había venido a darnos vida y vida en abundancia (ver Juan 10:10 ). El verdadero significado de la vida se alcanza plenamente cuando uno es capaz de conocer a Jesús y vivir una vida de comunión y amistad con él. Si permitimos que él sea nuestra mayor y más directa influencia, y escuchamos su voz, entonces jugaremos el juego de la vida como él lo jugó.
Definitivamente, ¡el rojo es mi color!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (33) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (19) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (7) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)