jueves, 5 de mayo de 2011

ÁNGELES DE NOMBRE “MAMÁ”


El amor de la madre ¡Qué dulce es ese amor! Tanto así que Dios compara su amor inmensurable con la de una madre (Is. 66:13). Las madres son como los ángeles que Dios ha dispuesto para cada ser humano.

Cuenta una parábola que un día un niño estaba punto de nacer cuando entró en diálogo con Dios:

-          ¿Dios es cierto que me enviarás al mundo?
-          Si, -le respondió Dios-
-          ¿Y por qué me enviarás allá si acá estoy bien?
-          Es que ese es el plan. Y yo tengo un plan maravilloso para ti.
-          Me han dicho que en el mundo es malo y que hay mucha desgracia… ¿quién me va a cuidar de esa gente mala?
-          No te preocupes hijo, un ángel lo hará.
-          Y dicen que allá se habla otro idioma… ¿quién me enseñará el lenguaje de la tierra?
-          Tu ángel.
En eso se escuchaba unos sonidos que no pertenecían al cielo y era señal de que era hora de partir cuando el niño le hizo lo última pregunta a Dios:
-           ¿y cómo se llamará mi ángel?
-          No importan el nombre hijo, solo tienes que decirle MAMÁ.

Esta parábola moderna es realmente extraordinaria. Me encanta. Creo que es una buena parábola para ilustrar la labor de madre. Definitivamente en ese objetivo muchas madres se equivocan, pero estoy seguro de que es su amor, toda su fuerza motriz.

Dios valoró la labor de las madres
            A lo largo de la Biblia, frecuentemente nos encontramos con historias donde se evidencia un trato un tanto inferior hacia la mujer. Se puede ver el protagonismo marcado de los padres a diferencia de las madres. No obstante, si se hace un lectura cautelosa y detenida, encontraremos historias maravillosas en donde las madres jugaron un rol de suma importancia en el plan de Dios para la humanidad.
o   Una de las madres protagonistas de Jocabed, la madre de Moisés, no escatimó en jugarse la vida con tal de salvar la vida del quién sería el libertador del pueblo de Dios.
o   Ana, la madre de Samuel, dedicando a su menor hijo al servicio de Dios como cumplimiento de una promesa maravillosa.
o   La anónima madre en tiempos de Salomón que estuvo dispuesta a morir con tal de salvar la vida de su menor hijo.
o   María, la madre de Jesús. La importancia de las madres para Dios es clara y evidente en María como madre de Jesús. Dios podía haber ideado cualquier otra forma para la venida del Mesías, pero no fue así. Fue a través de una mujer, una madre por donde Jesús llegó a la humanidad.

Podríamos mencionar muchas otras madres, pero tú y yo sabemos la importancia de las madres en nuestras vidas. Las madres son como ángeles para cada uno de sus hijos. Las madres vistas en la Biblia dan ese testimonio vivo.

¿Quién es una madre para ti?

            Todas son hijas o hijos, pero no todas serán madres. Es por ello que ser madre constituye desde ya todo un privilegio. Las madre son madres. La pregunta en esta mañana es,  ¿quién es una madre para tí? Tal vez parezca lógica y simple la respuesta. Pero no te apresures en responder, piensa que esa respuesta la das todos los días al levantarte. Al saludarla, al ayudarla, al sonreírle y hablarle, etc.
            Recuerda que eres en gran manera lo que eres, gracias a ese ángel llamado Mamá. 

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)