jueves, 5 de septiembre de 2013

Que sea hecho tu voluntad...


“Mirad cual amor nos ha dado el padre para ser llamados hijos de Dios” 1 Juan 3:1

Muchas veces  escuché decir que el amor de Dios solo se podría comparar al amor de una madre, no lo entendía a cabalidad hasta el día que fui madre. Creo que  cuando se es padre o madre nos es posible entender mejor el amor que Dios siente por nosotros.
Mi hija mayor llegó, como todos los hijos, como una bendición grande a nuestras vidas. No obstante se enfermaba constantemente y eso nos hacía llevarla constantemente al hospital, hasta inclusive con solo ocho meses estuvo hospitalizada tres días. Era terrible y doloroso ver a tu hija tan pequeña e indefensa sin entender lo que pasaba, pues a cada momento venían los doctores y enfermeras para tratarla, pero ella tenía horror por ellos.

Cuando tuvo nueve meses, después de dos semanas de haber salido de hospitalización, nuevamente empezó a tener una fiebre muy alta, le administré paracetamol  y no le bajaba la temperatura. Mi esposo no se encontraba en casa, estaba fuera de la ciudad  realizando una campaña. Yo estaba con mi suegra y mi bebé en casa, así que decidí llevarla de emergencia al hospital pues la fiebre no menguaba. Cuando llegamos, el médico al instante solicitó que se le pusiera  una inyección para bajarle la fiebre. Como se imaginarán mi niña lloró mucho, y el corazón “se me salía” pero me hacía la fuerte.
Dieron de alta a mi pequeña diciendo con  eso ya no le iba a subir la fiebre y que le diera sus medicamentos al día siguiente. No obstante, en casa, nuevamente le empezó la fiebre y toda la madrugada me la pasé cuidándola para que no se elevara su temperatura sin mucho éxito. Durante el día le subía y le bajaba la fiebre, y llegó la noche y fue igual. Veía muy mal a mi niña, y  sabía que si la llevaba al hospital le iban a hacer lo mismo. No podía soportar ver tan mal a mi hija.

Algo dentro de mí me decía que no la llevé. Nunca olvidaré esa noche, oré, lloré  y clamé al Señor toda la  noche y al final le dije: “Señor tú sabes cuánto amo a mi hija, pero sé que tú la amas más que yo. Por favor cúrala” y agregué algo que es difícil decir cuando se trata de alguien que realmente amas: “si es tu voluntad, cúrala,  sino Señor”.

Hasta el día de hoy  a mi pequeña no le ha vuelto a dar una fiebre tan alta como aquellas y no volvimos a un hospital. Allí pude entender que Dios nos ama mucho más de lo que nosotros podemos amar.

Lic. Charly  M. Ríos de Cordero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (33) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (19) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (7) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)