miércoles, 22 de abril de 2015

La mayor necesidad de la iglesia: Un pastor entrenador

Escuela de Pastores de Grupos Pequeños de la Zona B 
Tocache B -2009

En mi primer distrito misionero descubrí (en realidad no era nuevo, sino que yo lo conocía) algo que hasta hoy recuerdo. El presidente de la misión nos había llamado a reunión de pastores a la sede. Allí el líder de ministerio personal del campo presentó el informe de bautismo por distritos. Y mi distrito estaba en el último lugar con "0". El presidente me miró y con un rostro sorprendido me miró como diciéndome "¿qué pasó?". No sabía dónde ocultar mi rostro. Un poco de vergüenza, pero más que eso, impotencia. No sabía cómo llevar almas a los pies de Jesús. Tú puede reírte si deseas, pero es lo que me pasaba. Yo había estudiado cinco años en la universidad preparándome supuestamente para ser pastor, y la verdad no sabía cómo hacer que la las iglesias lleven almas a los pies de Jesús. Claro, yo podía dar los estudios bíblicos y todo eso, pero ¿esa era mi obra como pastor?

Al terminar la reunión de pastores, mi presidente de campo se acercó a mí y me dijo: "¿qué pasa hijo? Ya estamos trabajando cinco meses y creo que debes ponerte las pilas hijo. ¿No has podido llevar a los pies de Jesús al menos un alma? Tu desafío es grande, pero debes movilizar a la iglesia". Yo le dije que sí, que haremos nuestro trabajo y las cosas serán mejores. Sin embargo en mi mente estaba más perdido que Adán en el día de las madres. ¿Cómo hacerlo? Miré a otros pastores sonrientes y no me atreví a preguntarles por vergüenza. Oré mucho ese día. Me decía que si no puedo hacerlo, no debía ser pastor, no serviría para el ministerio.

Antes de viajar a mis distrito pastoral de retorno, pasé por la librería adventista y compré el libro Servicio Cristiano de Elena G. de White. Mi deseo era servir. Lo había visto algunas veces, pero jamás lo había leído. Puede parecer una locura, pero jamás lo había leído. Como deseaba servir a Dios compré ese libro, sin pensar que esa sería la clave para mis preguntas e inquietudes en el ministerio pastoral. No hay mejor libro de evangelismo que ese, ni todos los especialistas más grandes en el tema pueden superar los consejos y estrategias que ese libro bendito presenta.

Regresé a casa y planifiqué una Escuela de Líderes de Pastores de Grupos Pequeños. Los resultados fueron grandes. Bautismos, mayordomía y al final el distrito se dividió dando lugar a otro distrito. La obra fue linda. Uno de esos días un hermano al mirar mi plan de trabajo me dijo: "Pastor usted ya parece un profesor con tanta escuela". Claro - le dije- soy un pastor profesor.

La lectura del año bíblico y la lección de Escuela Sabática de hoy, estaban sincronizados como pocas veces. Habían muchas lecciones pero yo me quedo con las que detallan la misión pastoral, pues soy pastor. 

Pablo dice: "Y él constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (Ef. 4:11,12). Por otro lado la lección de escuela sabática destacó entre varias verdades lo siguiente: "Lo importante que Jesús, como adiestrador de dirigentes para la iglesia, no concentró poder y responsabilidad en unos pocos, sino que la esparció entre muchos" (John M. Fowler, Guía de Estudio de la Biblia. Abril - Junio 2015. El libro de Lucas, p. 45).

¿Cómo estamos llevando a cabo nuestra misión pastoral? ¿Estamos olvidando que nuestra tarea como pastores es la de enseñar y adiestrar a los santos? 

Gastamos e invertimos enormes cantidades de dinero y alcanzamos resultados pobres. Alguien diría: "pensamos que la gente tiene que ir a Jesús por un bonito programa o gran evangelista". Es probable y eso hace que muchas veces pensemos que para lograr la conversión de las personas debemos seguir nuestros planes y estrategias. No hay planes nuevos amigos. Todos los planes son antiguos, claro, los bíblicos.

Jesús envió a setenta, ellos eran discípulos especiales, que fueron entrenados y capacitados para cumplir una misión con creces. No a medias. Cuánto nos falta aprender!

Entrenar, no solo capacitar. Ayer un compañero me decía: "Una cosa es enseñarle a jugar fútbol mirando TV y otra muy diferente ir al campo y jugar fútbol de verdad". Capacitar es bueno, pero allí nos quedamos. Debemos entrenar también. La pregunta que surge rápidamente es cómo? Haciendo lo que Jesús hacía y eso lleva un poco de tiempo, el cual nos es difícil de esperar. Creo que esta tarea no lo puede hacer la administración, nuestros líderes departamentales, no. Ésta tarea solo la podemos hacer nosotros, los pastores distritales. Es nuestra obligación ante Dios y ante la iglesia. Que el Señor nos ayude, pues es una tarea tan, pero tan necesaria pero tan difícil de emprenderla por varias razones que sería muy amplia tratar de abordarlas ahora.

Sin embargo me quedo con éste pensamiento:


"Lo importante que Jesús, como adiestrador de dirigentes para la iglesia, no concentró poder y responsabilidad en unos pocos, sino que la esparció entre muchos" (John M. Fowler, Guía de Estudio de la Biblia. Abril - Junio 2015. El libro de Lucas, p. 45).


Interesante. Muy claro. No escribiré nada más pues no es necesario.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (34) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (20) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (8) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)