viernes, 26 de agosto de 2011

Crespín, el burro gris

Una parte de mi niñez la pasé en la selva central del Perú, Chanchamayo. Es una selva singular por su clima y su gente. Allí aprendí muchas lecciones que con frecuencia las recuerdo y reflexiono,  una de las tantas lecciones, las aprendí de Crespín, un burro gris.


En sus aventuras laborales, Crespín, era acompañado por Estéfany, una burra blanca. Ambos burricus (del latino tardío "caballo pequeño") se encargaban de llevar los sacos de frutas en sus lomos. 


En una de esas labores cotidianas, Esténany encabezaba la comitiva por una delgada trocha (camino pequeño rural) que finalizaba en una carretera principal; detrás de la burra, le seguía Crespín con más carga (por ser macho) por supuesto. Fue así que de repente, Estéfany cayó en medio de un lodazal provocando todo un espectáculo no grato, no obstante después de mucho esfuerzo logró salir del problema y finalmente reinició su viaje. Sin embargo el mismo camino debía ser transitado por Crespín, "debía", pero no fue así. El burro no era tan burro como parecía (burros se les dice en Perú, en forma de burla, a los tontos, a los no inteligentes), pues a un metro antes de llegar al lodazal se paró bien fuerte y no avanzó más. Mis padres y los obreros de la chacra (finca o hacienda pequeña) tiraban de la soga, lo empujaban, lo golpeaban con dureza y el burro no se movía, no le importaba el dolor... el burro la tenía bien clara: No puedo pasar lo mismo que pasó Estéfany, la burra Blanca...


Hoy, alguien habló acerca del aprendizaje por contraste. Este tipo de aprendizaje es virtuoso, más que inteligente, sabio. Y es que aprender de los errores propios es de inteligentes, pero aprender de los errores ajenos es de sabios. Es por ello que a este tipo de aprendizaje se les llama: aprendizaje por contraste.


Con frecuencia llamamos "burros" , sino pensamos, tontamente a quiénes no toman decisiones acertadas, sin embargo, son los animales los que no estilan ni acostumbran cometer los mismos errores de los demás. Hace un par de meses fuimos con mi esposa e hija al Velo de la Novia, un lugar turístico de Aguaytía, en Perú, y disfrutamos de la naturaleza sin par, allí vi, en un estanque natural  que los peces abundaban con si fuera un hervidero. Intenté pescarlas y fue inútil, la razón: Los peces estaban acostumbrados a las trampas que generalmente la gente llevaba para pescarlos por lo que ellos ya habían superado esas pruebas.


Pablo le dijo a los corintios en su primera carta que, "estas cosas se escribieron como ejemplo..." (1 Cor. 10:7) La Biblia nos es un libro de códigos (no harás, no, no, sí, sí, sí, así, asá...), la Biblia es un libro de principios, algunos lo han llamado inclusive un libro de casos con lecciones para la vida. Creo firmemente en la última idea, en que es un libro de principios... Hay historias que jamás deben repetirse, otras que valen la pena seguirlas como ejemplos.

Finalizó el día y no hay duda de que las lecciones han pululado en abundancia, nos toca tomarlas y hacerlas parte de nosotros. Quisiera la ayuda de Dios para aprender por contraste, de los errores de los demás... Pido a Dios que sea el motor de mis decisiones...


Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Reflexiones

Abuelo (2) Aceptación (1) Administración (2) Adolescentes (5) adventista (1) Adversidad (1) Aeropuerto (2) Amigo (4) Amigo Fiel (1) Amistad (3) Amor (16) Ancianos (2) Ángeles (1) Animales (1) Ánimo (1) Apostasía (2) Aprender (4) Autoestima (3) Avión (1) Bautismo (2) Bebé (8) Bendiciones (1) Biblia (12) Borracho (2) Carácter (1) Carta (16) Celular (1) Chile (1) Cigarra (1) Cigarro (1) Colportaje (5) Comunicación (1) Confianza (1) Conocimiento (2) Consagración (1) Consecuencias (1) Consejos (3) Corazón (1) cristianismo (33) Cristo (4) Crucificción (1) Culpable (1) Cultos (4) Decisión (6) Deporte (1) Desamor (4) Desánimo (1) Dibujos animados (1) Dicernimiento (1) Dinero (3) Disciplina (1) Discípulo (1) Dolor (1) Dominio propio (1) Drogas (1) Ebrio (2) Educación (1) Embarazo (2) Empezar (1) Engaño (1) Esclavitud (1) Escribir (11) Escritor (13) Escuchar (1) Espada (1) España (2) Esperanza (1) Esposa (6) Estudiante (1) evangelismo (3) Éxito (4) Facebook (4) Familia (8) Fe (2) Francia (1) Frases (2) Funeral (1) Fútbol (1) Gays (2) Guerra (1) Hermanos (1) Héroes (1) Heyssen J. Cordero Maraví (13) Hija (8) Hijo (8) Hijos (7) Hipócrita (5) Historias (4) Hollywood (2) Homosexualidad (3) Hormiga (1) Humildad (2) Iglesia (19) Imaginación (1) Independencia (1) Influencia (1) Injusticia (1) Internet (2) Ipad (1) Iphone (1) Jesús (8) Joven (6) Jóvenes (9) La vaca (1) Lecciones (4) Leer (3) Libertad (1) Libros (7) Liderazgo (10) Líderes (1) Llanto (1) Madre (5) Maestro (4) Mamá (6) Matrimonio (8) Medios de Comunicación (2) Mentira (2) Misionero (10) Muerte (1) Mujer (2) Música (1) Nacimiento (1) Niño (4) Nombre (1) Noticias (2) Novelas (1) Noviazago (2) Ofensa (1) Oportunidad (3) Oración (13) Orgullo (2) Oro (1) Padre (13) padres (5) Palabras (3) Papá (7) Pastor (35) Pecado (4) Película (2) Perdón (4) Pereza (1) Perro (1) Perú (3) Piratas (1) Pluma (1) Poder (2) Política (4) Predicador (7) Preguntas (1) Problemas (2) Procrastinación (1) Procrastinar (1) Profesor (3) Propósito de Dios (6) Provisión (1) Recuerdos (1) Redes sociales (4) Relacionamiento (1) Religión (3) Rencor (1) Reputación (2) Respuestas (2) Rock (1) Rutina (1) Sábado (1) Sangre de Cristo (1) Sida (1) Simpatía (1) Soberbia (1) Sociedad (4) Soledad (1) Sueño (1) Superación (2) Tablets (1) Taxista (1) Tecnología (1) Televisión (2) Tentación (2) Terrorismo (1) Testimonio (11) Tiempo (2) Trabajo (1) Triunfar (1) TV (1) Twitter (3) Universidad (1) USA (1) Verdad (2) Viaje (2) Vida (5) Vida cristiana (21)